Molinos de viento

De inspiración flamenca, con cúpulas rojas, son cerca de 20 y son testigos de la abundante producción de cereales que a lo largo de los tiempos fueron exportados y le granjearon el título de granero de las Azores a la isla.