Terceira

  • Angra do Heroísmo, ciudad Patrimonio Mundial de la UNESCO
  • Misterios Negros – uno de los senderos de la isla de Terceira
  • Localidad de Praia da Vitória, situada en la costa este de Terceira, es una ciudad de nobles tradiciones
  • Serra do Cume

Historia

La tercera parada del archipiélago reconocida por los navegadores portugueses probablemente entre finales de 1420 e inicios de 1430, empieza siendo designada como isla de Jesucristo. El posterior cambio de nombre a Terceira (Tercera en español) se deriva del orden de las islas descubiertas anteriormente, Santa María y San Miguel. El poblamiento es más tardío que en el grupo oriental, pues sólo en 1449 el Infante D. Henrique ordena a Jácome de Bruges, de origen flamenco, que pueble la isla. A pesar de esto, el poblamiento efectivo de la isla sólo fue realizado a partir de 1470, teniendo como zonas centrales Praia y Angra, que determinaron la aparición de otras localidades en el resto del territorio.

En los siglos XV y XVI, la importancia de la bahía de Angra fue notable como centro de comercio interno, fomentando el circuito de productos regionales producidos en las demás islas, y asumiendo un protagonismo todavía mayor como escala intercontinental para las naves que navegaban entre Europa y las distantes América e India. La ciudad de Angra, fundada en 1534, se convierte en un centro político, económico y religioso de las Azores donde abundan los metales preciosos y las especias exóticas que convirtieron a la isla en blanco de corsarios ingleses, franceses, castellanos y flamencos.

En 1580, ante la subida al trono de Portugal del rey español Felipe II, los habitantes de Terceira apoyan las pretensiones de D. António, Prior do Crato, candidato portugués. España busca reprimir la rebelión, pero el primer desembarco de tropas castellanas, en 1581, da como resultado la derrota en la famosa batalla de Salga. Dos años después, los hispánicos regresan en mayor número y alcanzan el dominio insular tras violentos combates. Con la Restauración de 1640, Portugal recupera la independencia y Terceira consolida su posición central en el archipiélago.

El espíritu valiente de los locales vuelve a ser puesto a prueba en las Guerras Liberales. Mayoritariamente defensora de la causa liberal, la población de Terceira reacciona contra el dominio absolutista, ya cómodamente instalado en otros lugares. En 1829, una feroz batalla naval acaba con la derrota de las tropas absolutistas de D. Miguel que intentaban desembarcar en la playa de Praia. Por esto, la localidad empezó a ser conocida como Praia da Vitória. Durante este turbulento período histórico, Terceira funciona como base para que D. Pedro IV organizase la reconquista del trono y consolidar la monarquía constitucional. Se nombra a Angra capital del reino de Portugal a la que se añade “do Heroísmo”. En 1832, se asiste a la partida de la armada y del ejército rumbo a Portugal continental, donde desembarcará en Mindelo, un momento clave en la victoria del ideal liberal.

Durante la Segunda Guerra Mundial, se permite a los británicos instalar una base militar cercana a Praia da Vitória, que posteriormente pasa a la Fuerza Aérea Norteamericana. La conocida y todavía hoy operativa Base das Lajes trae nuevas influencias a los habitantes locales. Con un pasado histórico repleto de grandes hechos, Terceira es hoy una isla dinámica, con el centro histórico de Angra reconocido, en 1983, como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO.

Destaques